La SEC estadounidense quiere modernizar la regulación para favorecer a los pequeños inversores

 

La regulación inteligente es beneficiosa para todos, pero especialmente para el ciudadano. Prueba de ello es la iniciativa que está adoptando la Comisión del Mercado de Valores estadounidense (SEC), que consciente del perjuicio que está generando al pequeño inversor, se ha propuesto modernizar algunas de las regulaciones más obsoletas que mantiene sin alterar desde comienzos de este siglo y que han convertido el mercado de valores en un ecosistema muy complejo.

Jay Clayton, presidente de la SEC, abordó esta cuestión hace unos días en la Universidad de Fordham, en Nueva York. Clayton, que estaba haciendo un balance de las iniciativas regulatorias de 2018 y analizando la agenda de este año, explicó que tanto las autoridades como la industria han celebrado distintos encuentros para abordar las necesidades del mercado y en dichos encuentros se ha hecho especial hincapié en el Sistema Nacional de Negociación de Acciones (NMS), muy desfasado.

“Es una regulación fundamental en el mercado de valores, pero ha estado casi sin tocarse desde que se implantó en 2005”, explicó Clayton, quien aseguró que “algunos de los retos que abordamos hoy día pueden ser consecuencia de la NMS”.

En este sentido, el máximo responsable de la SEC declaró que de cara a 2019 el organismo que preside tiene como principal misión “proteger a los inversores” y “centrarse en los intereses a largo plazo” de los menos poderosos y por tanto más vulnerables. Lo más urgente sería actualizar la estructura de los mercados con poco volumen de negociación, combatir el fraude entre inversionistas y mejorar su acceso al mercado.