La DGT propone una regulación específica para el uso del patinete eléctrico

La falta de una normativa concreta para el uso de los patinetes eléctricos ha llevado a la DGT a proponer una serie de medidas para frenar los accidentes y malos usos de estos vehículos.

En lo referente a la conducción, la DGT plantea limitar su uso exclusivamente a la calzada, imponiendo multas de 200 euros a aquellas personas que circulen por las aceras y/o zonas peatonales, así como también limitar la velocidad máxima de estos vehículos hasta los 25 km/h.

La multa alcanzaría los 200 euros en los casos en los que el conductor no lleve el chaleco reflectante por la noche o haga uso de los cascos de música o del teléfono móvil mientras circula, reduciéndose a la mitad en el caso de viajar más de una persona. En cuanto al uso del casco, se ha dejado en función de la regulación de cada municipio.

La DGT ha querido remarcar que la nueva normativa de movilidad también obliga al usuario de este tipo de vehículos, al igual que cualquier otro conductor, a someterse a las pruebas de alcohol y drogas en caso de que se le requiera. A lo que se ha añadido que, en el caso de dar positivo la multa podrá llegar a alcanzar los 1.000 euros.