Coronavirus en España: escenarios económicos para una pandemia

La emergencia sanitaria provocada por el coronavirus en España ha dado pie a una profunda caída de la actividad económica que alcanzará magnitudes nunca vistas. Aunque los ejercicios predictivos son especialmente complejos debido a la ausencia de indicadores adelantados que permitan vislumbrar los primeros efectos económicos de la pandemia, Foro Regulación Inteligente anticipa una serie de escenarios de cara a los próximos meses tras la evaluación de un panel de 10 informes de impacto económico elaborados por Goldman Sachs Morgan Stanley, Standard & Poor’s, PwC, ESADE, Ceprede, Arcano, Freemarket Corporate Intelligence y la Comisión Europea.

 

  • A partir de esta muestra, se estima un escenario de consenso que anticipa una caída del PIB cercana al 5% durante el conjunto del año, lo que implica una reducción interanual de la producción cercana a los 75.000 millones de euros, más de 4.000 euros por hogar. Si a comienzos de marzo se hubiesen tomado medidas de aislamiento social y/o de monitorización masiva de los contagios, la estimación de caída sería del 1%-2% del PIB con recuperación de la normalidad económica a comienzos de mayo.
  • La economía española necesitará al menos un año para recuperar los niveles de producción que se estaban contemplando antes del coronavirus. Por lo tanto, se plantea una “crisis en U”, con una fuerte caída del PIB en el primer semestre de 2020 y una aceleración progresiva durante el resto del año.
  • La pandemia podría saldarse con una reducción del empleo equivalente a 1,5 millones de puestos de trabajo, el grueso de ellos concentrados en los sectores más directamente afectados (caso del turismo o del comercio). Sin embargo, parte de esa ocupación puede recuperarse en la segunda mitad del año
  • La incidencia de la crisis económica guardará una estrecha correlación con la duración de las medidas de confinamiento. Los modelos epidemiológicos de la Universidad Politécnica de Valencia apuntan que el pico en el número de contagios se alcanzará en torno al 15 de abril, de modo que el aislamiento social se mantendrá, previsiblemente, hasta la primera mitad de mayo.
  • El plan de medidas económicas anunciado por el Gobierno, volcado en conceder avales a las empresas, puede evitar una crisis de liquidez pero no ataja el previsible escenario de insolvencia que van a enfrentar numerosas firmas. Son necesarias medidas más agresivas que eviten el colapso de empresas y autónomos. como algún tipo de exención o bonificación de la cuota de autónomos durante marzo, abril y mayo. Además, es importante retrasar los plazos de pago de IRPF e IVA, así como la aprobación de rebajas en el Impuesto de Sociedades.