La estrategia de salida de Austria del aislamiento por coronavirus

El pasado 8 de abril, el canciller de Austria, Sebastian Kurz, anunció la estrategia de salida del país de las medidas de confinamiento y paralización de la actividad adoptadas en el marco de la pandemia del coronavirus:

  • Desde el 14 de abril pueden reabrir los comercios de menos de 400 metros cuadrados que garanticen una distancia de 20 metros cuadrados entre los clientes y que admitan solamente a personas que lleven mascarillas.
  • Para el resto de comercios, la fecha de apertura se fijó a partir del 1 de mayo. De igual modo, se ha fijado que a partir de dicha fecha se podrá reducir la distancia mínima de separación entre los clientes, aunque se mantendrá un cierto aislamiento.
  • Restaurantes, hoteles, salones de belleza y otros negocios deberán esperar hasta mediados de mayo, cuando se estima que puedan abrir siempre que se respeten ciertas condiciones de reducción de aforo y separación social.
  • Por último, cines, teatros, salas de conciertos o eventos de cualquier otro tipo tendrán que esperar, se estima, hasta junio.

En paralelo, el Gobierno austriaco ha anunciado una serie de medidas orientadas a aliviar la carga impositiva de las empresas. En el caso del Impuesto de Sociedades, permitirá que los negocios trasladen su carga fiscal del año 2020 a ejercicios posteriores, siempre que cierren un calendario de pago con la Agencia Tributaria antes de noviembre.

En cuanto al IVA, los pagos también se podrán diferir una vez se arbitre un acuerdo que clarifique cómo y cuándo se producirán los mismos. La fórmula hará que cualquier negocio que solicite el aplazamiento vea automáticamente suspendidas sus liquidaciones hasta que se produzca el arbitrio y se ajuste el calendario de pagos.

Además, se ha aprobado una línea de ayudas orientada a mantener el empleo y a las empresas de los sectores más afectados. Igualmente, el Ejecutivo ha anunciado una línea de avales orientada a apuntalar la situación financiera de diversos sectores.