La facilidad para hacer negocios en España y el grado de apertura de la economía no deja muy bien parado a nuestro país. El Índice de Libertad Económica sitúa a España en el puesto 69 de 100. Como explica Diego Sánchez de la Cruz en este videoblog, hay mucho trabajo por hacer y una regulación inteligente a buen seguro ayudaría a generar una mayor atracción para la inversión extranjera.