“La economía de mercado es la mejor forma de garantizar el progreso de todos los ciudadanos”. Es la conclusión a la que llega Diego Sánchez de la Cruz, analista económico y director de Foro Regulación Inteligente, en su último libro: ‘Por qué soy liberal’ (Ediciones Deusto), prologado por Daniel Lacalle y con epílogo de Carlos Rodríguez Braun.

Los tres protagonizaron el pasado lunes la presentación de la obra en la Fundación Rafael del Pino y los tres reiteraron que la economía de mercado facilita el crecimiento y el desarrollo.

“El libro anti-cuñados”, como lo bautizó Lacalle, es, en suma, “una reflexión sobre la necesidad de reducir el Estado y potenciar el mercado”, en palabras del autor. Sánchez de la Cruz divide su obra en tres grandes bloques: “la revolución del bienestar”, donde explica que los países que apuestan por la libre empresa disfrutan de un mejor nivel de vida; “la rebelión del malestar”, donde denuncia amenazas a la economía de mercado como el populismo; y “la respuesta liberal”, donde el autor propone una serie de mejoras para aumentar la libertad económica.

Uno de los temas que plantea Sánchez de la Cruz es el de la necesidad de rebajar la presión fiscal como motor impulsor de la actividad económica. Además, el libro plantea la importancia de desregular los mercados para impulsar la competencia, evitar los efectos de la hiperregulación y reducir las trabas que perjudican día a día a empresas y trabajadores.