España, puesto 28 de 35 en el Índice de Regulación Fiscal

A menudo hablamos de impuestos pensando simplemente en los tipos fiscales. No obstante, el diseño de las normas tributarias es aún más relevante si cabe, ya que esas regulaciones fijan las bases imponibles y determinan sobre qué ingresos se deben aplicar los cálculos asignados a cada tributo.

Foro Regulación Inteligente se ha propuesto estudiar esta cuestión en alianza con la Tax Foundation de Estados Unidos. El resultado es el Índice de Regulación Fiscal 2016-2017, un trabajo firmado por el economista Kyle Pomerleau y referido a los 35 países desarrollados que forman parte de la OCDE.

El Índice de Regulación Fiscal contempla diversas categorías: en primer lugar, evalúa las normas de cálculo del Impuesto de Sociedades; en segundo lugar, se refiere al IVA y los impuestos al consumo; en tercer lugar, se ocupa de los Impuestos a la Propiedad; en cuarto lugar, analiza las reglas del Impuesto sobre la Renta; en quinto y último lugar, considera el tratamiento que se le asigna a las rentas obtenidas en el extranjero.

De acuerdo con el informe, Estonia, Nueva Zelanda, Letonia, Suiza y Suecia destacan por el diseño simplificado e inteligente de sus regulaciones fiscales. También Países Bajos, Luxemburgo, Australia o Noruega aparecen en las primeras posiciones, mientras que Canadá, Dinamarca o Alemania figuran en la zona media de la tabla.

Más preocupante es el resultado recibido por España. Ocupamos el puesto 28 en el ranking, penalizados por las normas del Impuesto de Sociedades y del IVA, excesivamente complejas y alejadas del paradigma de neutralidad y simplicidad que el autor Kyle Pomerleau identifica como rasgos característicos de sistemas fiscales más competitivos y mejor diseñados. En los puestos de cola figuran Estados Unidos, Grecia, Portugal, Italia  y Francia, con resultados aún peores de los observados en nuestro país.

Para saber más sobre este informe, pueden consultarlo al completo haciendo click aquí.