El Gobierno obligará a que la mitad de los productos de vending del País Vasco sea fruta o verdura

El Gobierno del País Vasco ha puesto encima de la mesa un ambicioso plan dirigido a cambiar de forma radical los hábitos alimenticios de los más jóvenes, y se ha propuesto hacerlo en 1.000 días. Entre otras medidas, se proyecta regular las máquinas de vending.

El objetivo es lograr un vending “inteligente y saludable”, lo que supone que la mitad de los productos de este canal cumpla con la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) para la nutrición; es decir, que uno de cada dos sea fruta, verdura o algún otro tipo de alimento saludable.

El plan es ambicioso, pues pretende que el 70% de las organizaciones que dispone de este tipo de maquinaria asuma el compromiso. Para ello, desde el Departamento de Salud del Gobierno Vasco se quiere incentivar en materia de investigación para dotar de “productos saludables con formatos y precios más atractivos y adecuados al canal”.

Otro de los aspectos a resolver es mejorar los problemas logísticos en cuanto a la caducidad de estos productos y su reposición. Además, se pretende introducir “innovaciones tecnológicas para favorecer una compra más reflexionada y menos impulsiva”.